La noche del pasado sábado 14 de septiembre, será recordada durante mucho tiempo en la memoria de muchos metalheads por lo especial, extrema y altamente burreica que se vivió en la sala Ágora Live de Aldaia.

Se celebraba la primera edición del Hammer Fest que no sólo contó con dos bandas de élite dentro del metal extremo internacional sino también con bandas nacionales con el potencial suficiente para estar a su altura e incluso superarlos.

El Hammer Fest empezó a las seis y media de la tarde, sin retraso prácticamente (los horarios se cumplieron a la orden) y no echaría el telón hasta bien pasadas las cuatro de la madrugada. En general más de cinco horas a cargo de diez bandas pertenecientes al Extrem Metal pero de diversos estilos. He aquí la grandeza de un festival.

DEMIURGEO MORTE

Los primeros en salir fueron los valencianos DEMIURGEO MORTE, banda que sobre no llevar muchos años en activo como tal, la calidad de sus miembros les lleva a estar preparados sobradamente. Los DEMIURGEO MORTE practican un Black Metal de corte muy Old School pero fresco, muy ‘a la noruega’ lo cual incluye ‘corpse paint’ y una oscura puesta en escena pero sobria; con una densidad y una perfección ejecutiva en las líneas compositivas que algunos de los abanderados del primer Black de los noventa les gustaría volver a repetir. A nivel musical la batería tiene un peso martilleante y muy ruda (Guille de OBLITERATOR demostró aquí aún más su calidad), un bajo muy denso a cargo de Carlos AD (FALL OF MEN) estuvo muy acoplado y las líneas de guitarra tanto las salidas de Rubén (también de OBLITERATOR) y de Mortem fueron sobresalientes. Las composiciones son extensas, con pasajes muy bien estructurados de los que destaca la labor vocal de Nûrzum, de registro de ‘cuchillo’ pero a la vez áspera (recuerda en algunos momentos al voceras de IMMORTAL) que redondea los temas. A tener en cuenta ‘Through Eye God’, ‘Demiurgeo Morte’ o ‘Harbringer of Doom’.

DEVOURING

Desde Sas Illes, concretamente desde Inca, nos visitaba otra joven promesa del metal practicado en el Mediterráneo. Los deatheros DEVOURING participaban en el festival por votación popular y la verdad es que fue una gran elección.

Los DEVOURING conjugan toques del Death de la escuela sueca (BLOODBATH los cuales versionaron) con pinceladas de la escuela de Florida ya que a una servidora le recordaron a los OBITUARY de la primera época. A nivel musical las canciones se valen de una voz muy grave, notas de bajo a la par del nivel vocal, una batería con gran peso y unas líneas de guitarra bien definidas y muy agudas. A nivel compositivo todos los temas están muy bien construidos y cerrados y en ellos confluyen estas dos vertientes convirtiéndolas en su propio estilo como se puede comprobar en ‘Vivid Nightmares’, ‘Morbid Insanity’ o ‘You’ll Never See’.

DARK CONFESSIONS

Desde Murcia venían los DARK CONFESSIONS una banda que servidora ya había visto y tenía ganas de repetir. No visitaban VLC desde el pasado mes de febrero y la gran novedad que había en sus filas era la inclusión de su nuevo batería Ulisês. Y la verdad es que el cambio no ha podido ser mejor.

En cuestión de meses han madurado en lo musical extremadamente y aunque tuvieron unos pequeños problemas de sonido, el sonido estuvo perfectamente ajustado y sonaron tan arrolladores como de costumbre gracias a unos temas concisos y directos sin dar lugar al descanso. A nivel musical las líneas tanto de guitarra como de bajo, estuvieron acertadas y perfectas, la batería acrecentó en brutalidad los temas (fue uno de los baterías más rápidos que pasaron por el Hammer Fest) con el blast totalmente a destajo. A nivel vocal Enrique estuvo sembrado, de hecho ha mejorado aún más su registro ofreciendo cambios entre voces graves y toques agudos realmente impresionantes. Temas a tener en cuenta fueron ‘My Turn’, Biohazard’ o ‘Bloodshed’.

PERENNIAL ISOLATION

Nos encontramos ante, al menos para una servidora, con la gran sorpresa del festival. Los barceloneses PERENNIAL ISOLATION cautivaron a propios y extraños con su visión atmosférica e intimista del Black Metal más angustioso y dolorido con toques del bienaventurado Suicidal Black Metal que mejor pueda hacerse. La calidad compositiva que demostraron en todos y cada uno de los temas presentados fue increíble.

La propuesta estructural de los PERENNIAL ISOLATION presenta canciones extensas, con grandes cadencias en la guitarra (su guitarra es todo un fenómeno escénico), con notas de bajo grave y denso, con una batería violenta y agresiva todo ello aderezado con una voz aguda y visceral a cargo de Albert Batlle, conocido por muchos por sus labores vocales delante de los deathmetaleros SETGE lo cual nos lo presentaba en un registro completamente opuesto al, digamos, ‘natural’. La capacidad musical de los catalanes es altísima sobre llevar poco tiempo en activo y ello se demuestra en temas como ‘Marayama’, ‘My Cast Journey’ o ‘Uncertanity’.

NIBIRU

A los alicantinos NIBIRU los vi por primera vez en el Brutal Fest del pasado mes de abril en Alzira y aquella vez, no me dijeron mucho. Sería esta vez diferente? Relativamente sí, relativamente no.

El nivel musical de los NIBIRU es muy compacto, en el sentido que realizan un Death Metal brutal y bien estructurado en donde destacan sin lugar a dudas la batería (la segunda más ciclópea de la noche) y un bajo tan rudo, tan denso y tan bien colocado que se come a todo lo demás.

Sinceramente es como si hubiese dos NIBIRU: uno formado por estos dos estupendos instrumentistas y otro formado por el guitarra y el cantante (igualmente buenos) los cuales se mueven tan al unísono que parecen uno solo. Quizá la guitarra debería ser un poco más autónoma, no hacerle tanto la cama a su vocalista que sobre tener un registro grindcoreta de nivel diez fabuloso, tiende a hacerse repetitivo, lineal. Si la guitarra fuera más a su aire en las líneas, la propuesta sería más redonda de lo que ya es. Y sí, hubo varios temas que me gustaron (más que en Alzira) como lo fueron ‘Pagano, ‘Matanza Neuronal’, ‘Brutal Genocide’, ‘Mago de ‘Ez’ y ‘Burgher Flesh (Bad Taste)’.

ALTAR OF SIN

Los valencianos ALTAR OF SIN son el buque insignia del metal extremo en la ciudad. Han aumentado tanto en calidad compositiva como en calidad musical ya que la llegada de Neura les ha dado más brillantez a las líneas de guitarra y solidez en las bases. Con los ALTAR OF SIN nos encontramos con la tercera batería más centrífuga de la noche, donde Goyo Hammerhead estuvo impecable tanto detrás del kit como a nivel vocal.

Sobre tener algunos problemas de sonido entre ellos (digo esto porque desde abajo no se advirtió nada) empezaron su set de un modo solemne gracias a la intro de la película Conan que casi venía a recoger la brutalidad de la banda. Empezaron a saco, sin dar tregua al respiro, en un ejercicio de Death metal extremo speedico vibrante y compacto. Estuvieron todos impecables tanto sus dos voceras (Goyo y Carlos Overkill), como a nivel musical a las cuerdas (Neura, Carlos y Javi con su bajo nuevo). Los temas están tan bien cerrados y ya fieles a su propio estilo que el nuevo ‘In The Temple of Set’ no desencajó (lo cual augura otro gran disco en gestación) en el set junto con los ya clásicos ‘Caligula’, ‘Hard & Extreme’ o ‘Death Metal Inferno’.

IMPALED NAZARENE

Y con ellos llegó la diversidad de opiniones. Los finlandeses eran el primer gran nombre de la noche (ya madrugada) que inauguraba como la segunda parte del festival. Los IMPALED NAZARENE son un clásico dentro del metal extremo finés, veteranos en la materia e incluso unos maestros en la fusión porque igual hay momentos de puro Death Metal, algún ‘descuido’ Black que elementos totalmente punkys, furiosos y sucios.

Lo que no daba lugar a dudas es que como músicos nórdicos su calidad es impecable y tanto la guitarra, como el bajo y la batería sonaron arrolladoras y sin ninguna tacha. A nivel vocal, su voceras Mika demostró estar en plena forma y echar mano de técnicas de canto que una servidora reconoció por haberlas visto en otros cantantes más melódicos. El hecho de mezclar en inglés con el suomi también les daba su punto radikalero.

Por lo que respecta al show en sí, como he dicho antes, la mitad del disfrutó muchísimo y la otra mitad se quedó bastante desilusionada porque esperaban muchísimo más de estas leyendas. Por lo que respecta a mí, hubo temas que me gustaron mucho sobre todo los más rápidos y furiosos los más punkys, y otros que los encontré un tanto ‘lentos’ sobre estar muy bien cerrados. Así que diré que me gustaron pero que esperaba algo más.

Su set fue muy extenso así que destacaré las canciones que más se me quedaron: ‘Condemned To Hell’, ‘The Lost Art of Goat Sacrificing’, ‘The Horny and The Horned’, ‘Motorpenis’, ‘Kuolema Kaikille’ o ‘Goat Perversion’

BLASPHERIAN

El segundo gran nombre de la noche era un grupo de Texas, veterano también totalmente nuevo para mí.

Su estilo deathmetalero clásico estaba muy bien conseguido, con unas guitarras muy afiladas, un bajo rudo y una batería poderosa sobre la que se asentaban todas las composiciones las cuales se redondeaban gracias a la voz gutural y rocosa de su voceras.

Densos y muy compactos hicieron un show relativamente corto ya que sus canciones eran muy extensas con alguna que otra cadencia pero con un abuso del blast altamente hipnótico. Despejaron bastante al ya mermado público. Temas a destacar ‘Allegiance’, ‘Desecration’, ‘In The Shadow’ o ‘Awakened’

PARAFILIA

Entramos en la recta final del festival con los alicantinos PARAFILIA y con su gusto por el gore en sus cotas más sibaritas. La verdad es que la propuesta de los alicantinos es muy recomendable porque su estilo deathmetalero agresivo y rápido junto con la voz grave y vibrante los hace muy adictivos.

A nivel musical las canciones están cerradas al máximo, con las guitarras limpias y agudas, un bajo rugoso y una batería atronadora que respalda a su voceras para sonar más grueso aún.

Su puesta en escena es sobria aunque es Javi quien rompe esa pulcritud de sus compañeros apareciendo cubierto de sangre y con su hacha en ristre. La temática de sus canciones vendría a ser un poco pornogore porque mezcla tanto el canibalismo, el sexo y la muerte. Temas destacables todos pero diremos unos cuantos ‘Defloración en el Matadero’, ‘Protuberancia Vaginal’, ‘Orgía de Cadáveres’ o ‘Tendencia Caníbal’.

MOÑIGO

Y después del festín necrófilo de los alicantinos donde más sucio no se podía ser, cerraban este grandioso festival los abanderados del coprometal, los madrileños MOÑIGO que vendrían a terminar de enguarrar el fin de fiesta cubiertos de ciertas notas marrones.

El trío (carecen de batería ya que la llevan programada) es un torrente en lo musical. Tanto la guitarra como el bajo, bien ajustados y de líneas bien definidas y acopladas; respaldan a su voceras, de registro totalmente ‘pig squeal’ tanto en agudo como en grave que puede llegar a ser molesto para oídos no preparados.

La temática sólo versa sobre un elemento y el tratamiento escatológico de las canciones con unas notas festivas (cortas, directas, con mucho peso y sucias) provoca delirio entre el personal.

Sinceramente tenía muchas ganas de verlos porque sabía que me iban a gustar y no me equivoqué. El set fue muy extenso y tocaron grandes clásicos de su discografía destacaremos pues ‘Copropub’, ‘Eres la Elegida…’, ‘Las Tías Buenas no Cagan’ o ‘La Cama Holandesa’.

Y hasta aquí llegó la primera edición del Hammer Fest. Esperamos que el año que viene haya otra edición más. Estas iniciativas son las que mantienen vivo el circuito aun con todo lo que ello conlleva. Hail!

Crónica y fotos: Kat S.F.

GALERÍA