La reentrée metálica fue de lo más intensa en la de Almàssera que tras la ya conocida defunción de la Sala Durango de Meliana, vendrá a hacer las delicias de los metalheads con los conciertos que nos vienen encima.

La promotora valenciana por excelencia, The PentagramProd., iniciaba el nuevo curso metalero con la gira presentación de los suecos MARDUK ‘Serpent Sermon’, que da nombre a su nuevo fantástico álbum.

DOMAINS

Como va siendo habitual, los primeros en abrir fueron unos invitados de la terreta de nombre DOMAINS de los que nada puedo decir.

SOUL SACRIFICE

Los siguientes en actuar, fueron los turcos SOUL SACRIFICE, autores de un buen death metal con potencia vocal y buenas composiciones musicales y que venían a presentar su segundo disco ‘Carpe Mortem’. Muy interesantes aunque no aporten nada a la causa.

FORSAKEN WORLD

Los terceros en subir, fueron los FORSAKEN WORLD, una joven banda francesa, que tiene como particularidad mezclar el death y el black. Las poses son black, al igual que el paint corpse, pero la voz es más death que otra cosa, junto con unas melodías muy bien cerradas y unas notas de batería muy potentes. El voceras, de voz aguda, defiende muy bien temas como ‘Near Future’, ‘Forsaken World’, ‘Cruficied Truth’ o ‘As time reflects our end’ con la que cerraron el show. Para ser franceses, tienen la pegada y el descaro suficiente de las nuevas generaciones en el metal. Merecen ser escuchados.

IMMOLATION

Los cuartos en masacrar al personal, fueron los veteranos IMMOLATION, hacedores de un death típico floridiano, comandados por el guturalismo vocálico de los que pocos poseen.

Luciendo más melena que un mamut, su voceras estuvo clavado y muy acertado en todo momento tanto al micro como al bajo. Composiciones cerradas, buenos solos, batería martilleante… muy correctos aunque a mí me dejaron un tanto fría, pues sinceramente servidora creía que eran más retorcidos. De hecho, los primeros temas fueron un tanto tediosos como ‘Close’, ‘Warm’ o ‘Majesty’, siendo los temas finales como ‘Unholy Cult’, ‘No Jesus’ y ‘Dawn’ los más acercados a lo que esperaba oír. De todas formas, los clásicos hay que vivirlos, y estos no son una excepción. Un buen show a la altura de los americanos.

MARDUK

Se cerraba la noche con el cuarteto sueco MARDUK, integrado por cuatro portentos varoniles que llevaron locas a más de una (sobre todo el batería) durante y después del show.

A mí, los suecos blackers con ese regusto thrashero ya me gustaron la primera vez que los vi, por lo que ahora simplemente iba a reafirmar lo que ya sabía. Son cuatro pero son un torrente de maldad en lo musical, con unos solos divinos, un blast atronador y un bajo al sitio que pudo haberse oído más de lo que lo hizo. En cuanto al voceras, perfecto. Habló, no obstante más de lo esperado quizá para apaliar el calor que reinaba en la sala y que los tenía empapados en sudor. El set-list, contuvo pocos temas del nuevo álbum como ‘Temple Of Decay’ y Souls Of Belial’ unos de los mejores (a mí me faltaron otros como el propio ‘Serpent Sermon’); ‘Throne of Rats‘, ‘Within the Abyss‘, ‘On Darkened Wings‘ ‘Panzer Division Marduk, ‘Nowhere, No-one, Nothing‘ o ‘The Levelling Dust aunque se llevaron la palma ‘Panzer Division Marduk’ o ‘Black Tormentor of Satan’. Para los bises, se guardaron With Satan and Victorious Weapons‘ y ‘Wolves’.

La verdad que fue un show estupendo a la altura de una banda escandinava, donde brilló un sonido (por fin) ajustado y dejó a todo el personal satisfecho.

  • Crónica y fotos: KAT S.F.

GALERÍA