Si hay algo que me guste más que poder disfrutar de mis bandas favoritas en directo, es escuchar nuevo material que sin saberlo, puede que lo haya escuchado ya en live. Por qué? Porque en ese tipo de maniobras es donde se ve si una banda continúa con en su línea o ha variado y si dicho nuevo material suena excatamente igual.

Esto fue lo que me pasó con los madrileños OMISSION. Los conocí en directo hace diez años, y su propuesta siempre me resultó tan atractiva como arrolladora. Su estilo es Thrash speedico pero también goza de unos puntazos Blackers que los hacen destacar como una Flor Negra entre tanta reiteración, degradación e intentos modernukis fallidos actuales que sinceramente es de agradecer. Muchos los consideran Blackened Thrash Metal, otros simplemente Thrash/ Speed, pero la verdad es que para una Servidora, son ambas cosas. OMISSION tocan rápido porque saben tocar rápido sin peder la armonía ya que no es lo mismo ‘tocar rápido’ y ‘saber tocar rápido’. Aquí siempre habrá encontronazos pues muchas bandas interpretan  que la rapidez es demostrar que van ‘rápido’ aunque lo único que consigan sea hacer ruido literalmente por no escucharse unos a otros.

Honestamente he de decir que llevaba muchos años descolgada de su discografía, aunque me llegaban todas sus novedades porque aún estoy en su newsletter pero por razones que no vienen a cuento, los aparté de mi vera.

Así que con ánimos renovados y tras revivir la experiencia de su atronador directo, me dispuse a escucharlos en mi Spotify en esta nueva opus que lleva por título Disciples of Ravens Vengeance. El disco está compuesto por nueve temas que suman una media hora cuasi justa de duración.

El disco se abre con ‘Rabid Aggression’ una intro que seguramente está sacada de una película de terror que no he sabido identificar, pues sólo a base de gritos, es un tanto difícil (no estoy muy ducha en Gritología del Terror) que da paso al primer tema con propiedad (segundo en el track-list) titulado ‘Hatred Circles’ una pista muy machaca de regusto muy de la Old School en donde todos los instrumentos saltan al unísono con una voz agresiva y dominante y unos solos brillantes.

‘Shrouded Alive’ es uno de mis temas favoritos con ese cambio de ritmo frenético como si fueran bofetadas que se convierte en un hándicap, aunque luego recuperan su estilo ya reconocible. El registro de Hernanz aquí se mueve vertiginosamente hacia la locura más rabiosa y ese final seco y abrupto es un plus.

El cuarto corte titulado ‘Roulette’ es otro de mis favoritos también bastante Oldy y muy bien organizado, con unas líneas muy claras y etéreas a las cuerdas y una batería de puro trueno. Aquí Hernanz se luce con un tono un tanto más bajo de lo habitual lo cual es una gran sorpresa porque rezuma maldad. Otro solo magnífico y un final cortado lo terminan de redondear.

Con ‘Slow and Crooked’ nos encontramos con un tema nuevamente muy Old School pero con un marcado gusto Blacker de los ‘80. Menos rápido en un principio que los anteriores y con los instrumentos muy bien definidos, la voz principal destaca como reclamo del mismo, de tono muy claro y con una dicción sin tacha. Hasta que hacia la mitad del tema, todo se desata y se aumenta en decibelios para volver a caer las notas iniciales y volver a subir. Un tema con muchos altibajos altamente provocadores. El tema finaliza con la cantinela del personaje de Ron Perlman ‘Salvatore’ de El Nombre de La Rosa justo antes de que lo quemen.

Esto, sirve como intro para el sexto tema ‘Burn the Cross’ (muy propio…) que vuelve a arremeter con todos los integrantes de OMISSION tocando furibundamente hasta la entrada de Hernanz con su registro habitual. El pre-bis y el bis es un machaca-cervicales total. Es sin duda alguna el tema más desquiciado de todos y otro de mis favoritos junto con el anterior.

El antepenúltimo tema titulado ‘Conspiracy from Murks’ empieza con las guitarras a toda carrera, a la que se le une el batería aporreando el kit sin control alguno. Es un corte endiabladamente rápido y muy bien cerrado con todas las partes del mismo muy bien definidas y que demuestran la tremenda destreza de todos los músicos. Ese final apoteósico y colérico de la batería totalmente desatada, es el mejor broche para un show o para el disco mismamente hablando.

Aquí se nos abre una encrucijada. Sinceramente para mi entender el disco ya estaría finalizado, pero aún nos restan dos temas más: ‘It’s Better to Burn Out’ un interludio instrumental de más de diez minutos, con un inicio muy orgánico que ralla en lo Christy Hippy-Happy hasta que sube de velocidad y recupera muchas de las notas anteriores para cerrarse con un estilo muy de la NWOBHM que está excelentemente construido y la pieza acústica ‘…Than To Fade Away’ muy refinada y perfectamente elaborada. Honestamente estos dos cortes desconciertan bastante en el conjunto de todo lo escuchado anteriormente. En mi opinión, forman un punto y aparte deamasiado aparte pero evidentemente la banda tendría sus razones para incluirlos en su disco. Tampoco ayuda que estén colocados tan seguidos, ya que provoca que el disco caiga mucho en intensidad. Pero insisto: esto no quita que ambos temas sean de un grado de elegancia y exquisitez impecable. 

Resumiendo. Disciples of Ravens Vengeance es un disco más que recomendable y un ‘must have’ que hay que escuchar si te gusta la tralla buena clásica y fresca y también para gozar de la gran destreza musical de sus componentes.

Disciples of Ravens Vengeance salió editado por Xtreem Music (https://www.xtreemmusic.com) el pasado 23 de Octubre de 2023 en los formatos de CD, 12”LP, Cassette y también se puede escuchar en algunas plataformas digitales (Bandcamp, Spotify).

OMISSION son en la actualidad:

Miguel Hernanz ‘Patillas’: voces y guitarras

Pizarro: bajo

Nekrosaint: baterías

OMISSION en RRSS

Oficial Site

http://www.omission.es/

Facebook

https://www.facebook.com/OMISSION.ES/

Spotify

https://open.spotify.com/intl-es/artist/61nd3HDtRR9Cuv5Wmjmmha

Foto de la banda extraída de su propio FB