La iniciativa la de los miembros de PROMETHEUS, que celebraba por fin su segunda edición, se saldó con una buena entrada de público.

PROMETHEUS

Los primeros en abrir fuego fueron los anfitriones, que atacaron recios con ‘Mil Años Y Un Día’. Fernando a las voces, aunque el micro falló bastante, demostró su maravillosa y plena voz. A la guitarra solista, Jandiè, dio a temas como ‘Barro Y Lágrimas’ o ‘Quiero’, una profundidad de vértigo. El segundo guitarra Rafa, refuerza con sus líneas a su voz líder, el cual goza también de un gran apoyo en su sólido bajista Rubén. Otros temas que tocaron fueron ‘Joven Caos’ y ‘Dolor Y Pasión’, donde destaca la labor de José Manuel a la batería. Para ‘La Danza De La Muerte’, tema de corte medieval, contaron con las colaboraciones de Néstor, violinista y cantante de los NICTE y de Ivana, cantante de los ILLUMINATI, para darle al tema un tono más épico si cabe.

CALIBRE ZERO

Tocaba el turno ahora de los madrileños CALIBRE ZERO. Musicalmente, su sonido ya es inconfundible gracias a la labor de su guitarra Miguel, del bajista Pedro y de Antonio a los parches que son los que sustentan todos los temas más el registro singular de Ricardo a las voces, sobre también fallar el micro. Cayeron clásicos como ‘Habla La Guerra’, ‘Yo Digo Bien’, ‘Jugando Con Fuego’, ‘Hasta Quedar Sin Voz’ o ‘Rock Hasta Morir’.

ZARPA

Los veteranos ZARPA salieron a darle al público una ración de heavy de la vieja escuela aún con el sonido deficiente en el micro que se arrastraba desde el inicio. Vicente Feijóo empezó su recital de canciones con ‘Máquinas’ y ‘Ángeles Negros’ las cuales sonaron muy acopladas gracias a su gran guitarrista, un bajo correcto y una batería bien construida. Otros temas que cayeron fueron ‘Los Defensores Del Rock’, ‘Babilonia La Ramera’, las instrumentales ‘J.S. Bach’ y ‘Viena’, ‘La Zarpa Y El Sable’, ‘Iberia’, ‘Cuero Y Cadenas’, ‘El Tren Para El Infierno’ y ‘Herederos De Un Imperio’, repitiendo para acabar ‘Ángeles Negros’ debido al fervor popular.

WURDALAK

Cerraron el evento los WURDALAK, de los que destaca la presencia de un teclista, y aunque los guitarras son buenos, el bajo queda demasiado sordo y el baquetas un tanto flojito. Aún así, en conjunto suenan compactos como se comprobó en ‘Cannae’, ‘Nuevo Despertar’ ‘Ya No’ o la muy coreada ‘Lo Que Mueve El Mundo’. Llamó la atención de los presentes la gran labor la frente de María José, una buena frontwoman y con una voz muy bonita y correcta. De hecho fue a la única a quien no le falló el micro. Otros temas que sonaron fueron ‘Un Rayo De Luz’, ‘Mil Voces’, ‘Nyneve’ o ‘2000 Voces’.

Al término de la velada, se celebró el sorteo de una guitarra firmada por todos los grupos asistentes con lo que se acabó un festival hecho con mucha ilusión y que colmó las expectativas de los allí presentes.

Crónica y fotos: Kat S. F.