El Black Metal es sin duda uno de los géneros que por activa o por pasiva, más controversia puede suscitar. Ya desde las pioneras formaciones que se dieron en los albores de los ’90 en la gélida Noruega (los de los años ’80 tipo VENOM propusieron la idea) como MAYHEM y EMPEROR, sentaron las bases de lo que el estilo es ahora y lo que promueve.

El Black siempre anduvo de la mano de la polémica: unas veces sin quererlo otras por provocarlo. Sea como fuere, ha sido, es y será uno de los estilos que más gusta atrayendo a un sinfín de oyentes y seguidores que, lejos de decaer con el paso de los años, aumenta.

El Black Metal, como es bien sabido tiene como rama principal un marcado carácter anticristiano, ya que consideran que la religión en sí, es una forma de control de masas. Pero no es el único tema al que se recurre. De hecho muchas formaciones usan el Black Metal como catalizador de otros contenidos como el odio, el pesimismo, la oscuridad, el ocultismo, la misantropía, la negatividad, la exaltación a la naturaleza, la guerra, el suicidio o la muerte. Y claro, con tantos argumentos en alza, la proliferación de subgéneros dentro del propio estilo no es más que cuestión de tiempo. De ahí que haya bandas que se consideren Melodic BM, Suicidal BM, Symphonic BM, el incongruente Christianic BM o el muy poco apropiado NSBM por el que por desconocimiento, a más de uno le ha complicado la vida.

La banda que hoy nos ocupa, BALMOG, es de esas formaciones que sobre ser Black Metal, poseen un magnetismo, un halo misterioso y una forma peculiar de entender el estilo, que muy pocos se atreven a realizar. Elegantes y oscuros, agresivos y delicados a partes iguales, Balmog es un todo un referente dentro del estilo y una apuesta segura para cualquier festival que se precie de ofrecer un buen cartel Blacker.

Así pues, aprovechando un ligero parón en su agenda V’N’M’ATW, se pone en contacto con Lois, guitarra y voz de los gallegos, para que nos conteste a unas preguntas sobre su estilo, su nuevo Ep y sus planes de futuro.

K: La primera pregunta, que casi es tradición para mí cuando estoy con una banda que ya cumple los 20 años en la brecha es: cuando Balmog se formó allá por el lejano 2003, creíais que llegaríais a cumplir tantos años en la escena? Qué balance hacéis de todos ellos? Sois los mismos que iniciasteis la banda?

L: Diría que somos los mismos, pero sería poco realista seguramente (risas). Creo que el espíritu que teníamos cuando iniciamos este proyecto es básicamente el mismo, seguimos con esa energía que teníamos hace años, pero supongo que hemos adquirido algo de experiencia (y edad) que nos ayuda a sobrellevar muchas cosas hoy en día que quizás hace años nos sería más complejo de afrontar. En todo caso, creo la clave en toda esta trayectoria ha sido mantener esa espontaneidad y energía con la que se inició la banda, pues ahí es donde radica la magia de Balmog y la materia con la que alimentamos el fuego e incendiamos nuestras almas.

Cuando comenzamos lo único que pretendíamos era echar fuera toda esa energía, después las cosas han ido evolucionando hacia lo que somos hoy en día, pero la verdad, es que no pensábamos que pudiésemos hacer muchas de las cosas que hemos hecho en todos estos años. Siempre nos hemos puesto metas y creo que hemos marcado estrategias y caminos muy claros, sabemos qué paso es el siguiente y cómo tenemos que darlo, pero sin duda nunca nos hubiera pasado por la cabeza que podríamos haber editado todo el material que hemos sacado o tocar en sitios que nunca se nos hubiera pasado por la cabeza. Al final, para bien y para mal, la banda se ha convertido en un elemento muy importante de cada uno de los miembros de Balmog. Hemos dejado muchas cosas de lado y hecho esfuerzos que probablemente otra gente no hubiera hecho ni de broma. Hemos llevado al extremo y normalizado probablemente cosas que para otra gente sería impensable. El tiempo pasa y obviamente el fin de Balmog está más cerca, pero también sabemos cuál es el camino que a corto plazo debemos y queremos realizar.

K: Es de sobra sabido que dentro del Black Metal hay ramificaciones y que muchas bandas no quieren ponerse ‘apellidos’ porque es como limitarse. Balmog se define como Black Metal pero tal y como dije en mi crónica sobre el Black Orange Fest (BOF para abreviar) del pasado octubre, advertí en vuestra música algunas notas y cadencias muy del Dark Rock ochentero. Estáis de acuerdo?

L: Totalmente. A nosotros nos gusta que cada oyente interprete nuestra música como quiera, al final cada persona tiene un bagaje musical y va a vivir la música de una manera u otra, y eso es natural. En ocasiones hemos leído críticas o referencias a nuestra música que nunca se nos habrían ocurrido, pero no creo que eso sea malo. Sé de buena tinta que hay gente y bandas que le dan mucha a importancia a eso, pero al final es algo en lo que uno no tiene capacidad de intervenir. Una misma expresión artística puede ser interpretada de formas diferentes y ahí es en donde creo que radica parte de la esencia de la creatividad. En nuestro caso no vamos a negar que haya ciertas intenciones. Siempre nos hemos considerado una banda de Black Metal, tanto desde el punto de vista conceptual como musical, pero es cierto que hemos ido introduciendo poco a poco elementos que en principio eran ajenos a este etilo, como el Post-Punk, el Rock Psicodélico o esos elementos de Rock Gótico que mencionas. En realidad lo que intentamos es usar esos recursos para afianzar mucho más esa esencia Black Metal, ese lado más oscuro y siniestro. Todas esas novedades nos permiten crear texturas, ambientaciones y sensaciones que empujan nuestra música mucho más en esa concepción que nosotros tenemos del Black Metal. De hecho tampoco estamos haciendo nada nuevo, quizás la diferencia está en que lo estamos haciendo a nuestra manera, bajo nuestro prisma e interpretación de manera que al final surge algo que en nuestra opinión es más personal y define mucho mejor la esencia y principios de Balmog.

K: Es esta forma de entender el Black lo que causa el hecho de decantarse por un registro vocal en algunas ocasiones totalmente desmarcado del típico Blacker genérico o no tiene nada que ver?

L: En parte es así, es decir, cuando ves que hay herramientas que pueden funcionar dentro de nuestro concepto de Black Metal las probamos, vemos si encajan e interactúan bien entre ellas y si vemos que es así, tiramos millas. No ponemos límites en ese sentido, el único límite es que funcione en nuestras cabezas. El caso de las voces es un ejemplo muy claro, incluso hemos reinterpretado en parte algunas cosas que habíamos hecho ya. Hay temas antiguos que no tenían voces limpias y en los que ahora en directo hemos decidido incluir este tipo de registro porque vemos que funciona e incluso da un punto extra a los temas que nos parece muy interesante. Al final vuelvo a lo que decía antes, se trata de ahondar en ese concepto más oscuro y ominoso y desde luego las voces contribuyen muchísimo a alcanzar ese objetivo.

Eso no significa que vayamos a renunciar a las voces más típicamente Black Metal ni mucho menos, pero sí que es cierto que incluso en éstas siempre hemos intentado que haya un componente más dramático de cara a conseguir más expresividad y que no sea algo tan plano. Hay bandas que son capaces de mantener ese punto más monótono en las voces y funciona pero en nuestra música necesitamos algo más, un elemento que mantenga esa tensión y atención constante y está claro que en general en el Rock and Roll, quien lleva la batuta en ese campo es la voz. Pero bueno, de nuevo creo que tampoco hacemos algo tan realmente nuevo. Ya Attila en el Mysteriis Dom Sathanas (no pretendo compararme con él ni mucho menos…) introdujo voces que eran muy novedosas para los cánones que en aquel entonces existían en el Black Metal, pero es que anteriormente Quorthon (menos aún me voy a comparar…) hizo lo mismo al ir introduciendo poco a poco voces limpias. En mi opinión se trata simplemente de no renunciar a nada, simplemente probar si funciona algo diferente y si es así, continuar. Durante muchos años se establecieron unos cánones muy férreos dentro del Black Metal, unos principios musicales muy cerrados que había que cumplir, pero realmente en sus inicios el Black Metal tenía una idea diferente, pretendía romper cánones y probar cosas, ese es el motivo de porqué tantas bandas de inicios de los noventa sonaban tan personales. Mayhem sonaba diferente a Master’s Hammer y Sarcófago sonaba totalmente diferente a Enslaved. La clave creo que estaba ahí, en mantener ciertos principios básicos y comunes del Black Metal pero incluyendo otros elementos que hacía que todo fuese más original y personal.

K: Totalmente de acuerdo. Y ya que he nombrado el BOF, qué os pareció formar parte de esta gran iniciativa? Creéis que debería haber más eventos como estos en SPN tal y como ocurre en el resto de Europa?

L: Sería genial que pudiese tener continuidad una iniciativa como esta. Personalmente, veo que en los últimos años este tipo de festivales con bandas estatales están teniendo una mejor respuesta que años atrás en los que la asistencia de público era algo más floja. Creo que en parte responde a que la escena, en cuanto a bandas, propuestas y calidad ha mejorado y hay un montón de formaciones que ahora mismo están trabajando al nivel de otras bandas europeas, girando fuera, tocando en festivales y fichando con sellos de cierta envergadura. La gente, el público o como quieras llamarlo, parece que está respondiendo positivamente a esa situación y ya te digo que es algo que hemos vivido en carne propia el pasado año en donde hemos podido constatar una afluencia de público en muchos festivales y conciertos que antes no se nos daba. Para nosotros en concreto participar en el BOF fue un placer. Piensa que en 48 horas hicimos cerca de 2000 kilómetros, pero queríamos participar y tocar en Valencia después de unos cuantos años. Fue un lujo estar allí y un placer trabajar tanto con las bandas como con toda la gente de la organización. Sin duda mereció la pena la paliza y el cansancio posterior.

K: La verdad es que nadie lo hubiera dicho, sonasteis frescos y yo disfruté muchísimo vuestra actuación. Como ya hemos dicho, Balmog se formó en 2003, pero no fue hasta 2012 cuando editó su primer álbum Testimony of the Abominable, seguido de Svmma Fide (2015) y Vacvvm (2018). En 2021 salió a la luz vuestro cuarto disco de estudio Eve. Y este pasado 2023 publicasteis un Ep bajo el nombre de Covenants Of Salt, el cual ha sido incluido en algunas listas de los mejores discos de Black Metal del año 2023. Háblame un poco sobre este Ep.

L: Covenants of Salt es la continuación conceptual y musical de Pillars of Salt (NdR: su tercer Ep publicado en 2020), un trabajo algo diferente dentro de nuestra trayectoria de ediciones ya que con esos trabajos intentamos representar una esencia algo más etérea y épica. El propio formato de los dos trabajos es algo peculiar, ya que están compuestos por un único tema de 18 minutos, por lo que hasta en esto en ambos trabajos hay una continuidad. En cuanto al origen de la idea y el concepto, fue muy similar. Nos encontrábamos en plena composición y nos percatamos de que las ideas que estaban surgiendo eran un poco diferentes a lo que buscábamos para el futuro disco, pero no queríamos desechar por completo esas ideas que nos parecían interesantes, así que hubo un momento en que paralelamente a la composición de Eve, fuimos juntando ideas que poco a poco fueron tomando la forma de Pillars of Salt. Con Covenats of Salt hubo algo más de premeditación, pero en parte el origen fue similar. Empezamos a trabajar en ideas nuevas y nos dimos cuenta de que podían encajar en lo que había sido Pillars, así que pensamos, ‘¿por qué no damos continuidad con una secuela?’, nos pusimos a organizar un poco las ideas hasta que vimos que tenía forma y sentido. De alguna manera era una especie de reto que nos autoimpusimos: lograr crear algo que diese continuidad a su antecesor. Esto nos obligó a analizar un poco Pillars de una manera algo más reflexiva y buscando cómo podíamos dar continuidad y mantener esa homogeneidad. Eso nos llevó por ejemplo a buscar una producción lo más semejante posible e incluso utilizamos algún riff mutándolo ligeramente para conseguir esos puntos de encuentros. La voz también debía ser algo clave, así que volvimos a hablar con Fiar (NdR: conocido por sus labores vocales en la agrupación catalana Foscor) para que igual que en Pillars, grabase algunos coros y voces. Pero por otro lado también teníamos que aportar algo nuevo, así que ese fue el gran quebradero de cabeza: buscar también ciertos elementos nuevos que diesen ese punto extra. No tendría sentido para nosotros volver a hacer exactamente lo mismo. Trabajamos algo la estructura para mantener esa tensión constante usando la base de Pillars pero incluyendo nuevas ideas. Como curiosidad al final de Covenants se escucha un sonido metálico que grabamos Fiar y yo un verano de hace un par de años ni más ni menos que en los Grieghallen, golpeando el mismo gong que golpeó Euronymous para el tema ‘Dungeons of Darkness’ de Burzum. En definitiva, Covenants of Salt se puede considerar como otro impasse entre discos. Nos gusta ese punto en el que estamos en el que parece que hay como varias caras de una misma banda pero que son totalmente compatibles y se complementan una a la otra, es decir, un concepto más oscuro y agresivo para los álbumes y algo más épico para esos Ep’s.

K: Estupenda disección para un Ep. Ahora me gustaría que me hablases un poco de la escena gallega nivel metalero, sobre qué formaciones destacan en ella junto con Balmog porque muchas veces al público en general, se les pasa por alto la localización de las bandas, sin ir más lejos a mí siempre se me olvida que Nashgul, banda que he visto y me gusta, son tocayos vuestros y probablemente me pase con más de una.

L: Bueno, ahora mismo tenemos bandas como los propios Nashgul, Marthyrium o Lóstregos que están girando por Europa (y fuera), Akouphenom que han fichado por el sello Avantgarde, Teitanblood o Spectrum Mortis ligadas en cierta manera a la escena de aquí, bandas muy interesantes como Leprophiliac y Premature Burial (ambas con Dopi en sus filas, de los extintos Machetazo), bandas con ya largas trayectorias como Dantalion, Scent of Death, Barbarian Prophecies o Xerión y otras algo más recientes como Ovakner, Ruinas, Sartegos, Awaketh, Third Nail, Narbeleth, Come Back from the Dead… creo que cantera siempre ha habido y sigue habiendo. Otra cosa es que hablemos de la escena más “mainstream”, pero en lo que respecta a la cara más Underground, creo que sigue siendo una referencia a nivel estatal, incluso como te digo con bandas con cierto nombre fuera de estas fronteras.

K: Pues efectivamente conozco a más de las que yo creía incluidos Machetazo que en directo los vi un par de veces y eran caña pura y cruda. Y hablando de directos, aparte de vuestra visita al BOF de VLC, cuántos festivales y/o conciertos individuales más habéis hecho este pasado 2023? Habéis salido fuera de España? Y si es así, a dónde habéis ido?

L: El año pasado tocamos cerca de 30 fechas si no me equivoco, algo que creo que es bastante teniendo en cuenta que somos un grupo Underground, auto-gestionado y que no está bajo el brazo de ninguna agencia. Todo ese trabajo lo hemos hecho nosotros. Muchas de esas fechas nos las ofrecen y otras las buscamos, pero al final se trata de estar constantemente trabajando por debajo, haciendo contactos y buscando las puertas adecuadas a las que llamar. Si no me equivoco, el año pasado tuvimos ocasión de participar en el Walpurgisnacht de Berlín, un festival muy interesante (es la misma gente que organiza el De Mortem et Diabolum), con un formato y un cartel realmente muy guapo. También tocamos en un pequeño festival en Bélgica y claro está, el Partysan, quizás el festival de metal extremo con mayor presencia en Europa, en donde fue la segunda vez que participamos. También hemos hecho algunas fechas en Portugal, en donde solemos tocar muy a menudo por tema de cercanía geográfica y cultural, y en Francia. Así que en ese sentido ha sido un año completito, con bastantes miles de kilómetros a nuestras espaldas y mil quebraderos de cabeza, pero al final todo acaba saliendo bien. Creo que este año batimos el récord en el uso de grúas, así de memoria, recuerdo 3 o 4 por aquí y una en Bélgica, que no está nada mal, pero fíjate, no cancelamos ningún concierto y hemos llegado sanos y salvos a casa, pero han sido bastantes aventurillas las que hemos vivido el año pasado. Desde fuera siempre se romantiza un poco el tema de giras y conciertos, pero la gente no ve el curro y esfuerzo que hay por detrás. Dicho lo cual, tampoco me voy a quejar, sino no lo haríamos, pero uno tiene que estar dispuesto a hacer algunas locuras, como conducir 16 horas, no dormir, o hacer noches dentro de furgonetas, y eso no es del agrado de mucha gente, cosa que por otro lado puedo entender, pero en el caso de Balmog hasta ahora hemos asumido esa parte del juego, supongo que cuando pasen unos años más nos costará seguir asumiéndolo.

K: La verdad es que sí, muchos se quedan con la visión superficial y no saben el trabajo que hay cuando se monta y se acepta un bolo. A ver Lois, sin desvelar mucho, cómo se presenta este recién inaugurado 2024: nuevo disco, gira propia, algo especial por vuestros 20 años de carrera, festivales de verano…

L: La dinámica de trabajo de Balmog ha sido siempre un poco la misma. Cuando no tenemos conciertos a la vista solemos componer nuevo material y trabajar nuevas ideas que vamos poco a poco trabajando. El año pasado fue realmente un año en el que recuperamos un poco la normalidad es cuanto a conciertos si lo comparamos con el período anterior a la pandemia incluyendo varios países, pequeñas giras y varios festivales. Este año la intención es bajar un poco ese nivel de trabajo en directo, pero lo cierto es que tenemos por delante una gira de una semana en México, varios festivales en España, Portugal y Alemania como el Resurrection, Der Detze Rock y alguna cosilla más que va surgiendo. En ese sentido siempre que veamos que esa actividad en vivo tiene sentido, lo haremos. Tampoco queremos cansar a la gente, en el último año hemos recorrido gran parte de la Península así que siempre intentamos que como mínimo pase un año entre una fecha y otra en una misma ciudad, algo que por ejemplo no cumplimos el año pasado con Barcelona (risas) pero bueno, en principio este es el criterio en cuanto a directos. Por ejemplo, hace tiempo que no tocamos en el sur y tenemos muchas ganas también de tocar en las islas, a ver si surge la ocasión. Estamos intentando centrarnos un poco más en posibles cosas por Europa en donde al final tenemos bastante cancha y creemos que podemos hacer algo más.

Sobre futuras ediciones, algo siempre tenemos en mente, pero desde nuestros inicios siempre nos hemos puesto una premisa básica: si no somos capaces de crear algo mejor que lo anterior, no lo haremos. Veremos en este sentido que depara 2024, pero a priori no hay ninguna “celebración” como tal. Habrá algunas novedades en breve pero por ahora no queremos precipitarnos, preferimos hacer las cosas con calma e ir poco a poco como hemos hecho hasta ahora. Todo será desvelado a su debido tiempo.

K: Pues también tenéis mucha tela por delante este año y esperamos esas novedades con interés. Lois, muchísimas gracias por tu atención y si quieres añadir algo más, adelante!

L: Nada, simplemente darte las gracias por contar con nosotros y permitir que nuestra voz llegue un poco más lejos. Un saludo.

BALMOG en RRSS

Facebook

https://www.facebook.com/people/Balmog/100063606525380/

Instagram

https://www.instagram.com/balmogrevelation/

Spotify

https://open.spotify.com/intl-es/artist/2Q5TexPC3916SWqfGneu5E